Identificar Amenazas

Denominamos amenaza a un evento o incidente provocado por una entidad natural, humana o artificial que, aprovechando una o varias vulnerabilidades de un activo, pone en peligro la confidencialidad, la integridad o la disponibilidad de ese activo. Dicho de otro modo, una amenaza explota la vulnerabilidad del activo. Atendiendo a su origen, existen dos tipos de amenazas:

  • Externas: Son las causadas por alguien (hackers, proveedores, clientes, etc.) o algo que no pertenece a la organización. Ejemplos de amenazas de este tipo son los virus y las tormentas.
  • Internas: Estas amenazas son causadas por alguien que pertenece a la organización, por ejemplo errores de usuario o errores de configuración.

Las amenazas también pueden dividirse en dos grupos según la intencionalidad del ataque en deliberadas y accidentales:

  • Deliberadas: Cuando existe una intención de provocar un daño, por ejemplo un ataque de denegación de servicio o la ingeniería social.
  • Accidentales: Cuando no existe tal intención de perjudicar, por ejemplo averías o las derivadas de desastres naturales: terremotos, inundaciones, fuego, etc.

Para valorar las amenazas en su justa medida hay que tener en cuenta cual sería el impacto en caso de que ocurrieran y a cuál o cuáles son los parámetros de seguridad que afectaría, si a la confidencialidad, la disponibilidad y la integridad.

Etiquetado con: , ,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*